lunes, 3 de marzo de 2008

Perlas de la "racionalidad" uribista

Con motivo de la operación militar colombiana que tenía como objetivo asesinar a Raúl Reyes, puede decirse lo siguiente:

1. La operación militar colombiana ocurre justo a tiempo para justificar la "política" de "seguridad" "democrática" (comillas en las tres palabras), ante la presión internacional por seguir la senda de negociación para el intercambio humanitario. Especialmente Francia ha sido muy activa pidiendo negociación.

2. Inmediatamente los medios de la derecha (RCN de Colombia, Globovisión de Venezuela) dijeron que los asesinatos eran un "éxito" de la política del gobierno de Uribe. Han podido ser un poco más elegantes, pero ya ni eso les interesa. La muerte les causa satisfacción, para ellos es un éxito. La paz se logra a plomo limpio.

3. Asesinaron al vocero oficial y vocero internacional de las FARC, quizás porque las autoridades colombianas presumen que era el menos útil de los guerrilleros, ya que no tienen intenciones de negociar sino de batirse militarmente con ellos.

4. La versión oficial colombiana es que ellos dispararon desde Colombia y que las FARC les dispararon desde Ecuador. Los "abatieron" disparando desde Colombia y luego entraron en Ecuador a buscar los cadáveres, porque las FARC "suelen cambiar los cadáveres y denunciar ajusticiamientos de las fuerzas militares colombianas". Sentí al canciller Araujo un pelín incómodo dando esta fantasiosa versión de los hechos.

5. Parece que Colombia quiere redefinir soberanía: puedes disparar de un país a otro, no hay violación de soberanía si no disparas desde dentro del país invadido.

6. Los bombardeos fueron hechos desde el sur, o sea, que Colombia utilizó esas balas y bombas que salen en los dibujos animados, que dan la vuelta y te sorprenden por detrás.

7. Sólo se llevaron los cadáveres de Raúl Reyes y Julián Conrado, los demás cadáveres quedaron en el sitio, incluso con tiros por la espalda. "Casualmente" los cadáveres que se llevaron son los de los guerrilleros cuyas cabezas tenían precio en metálico. Aparentemente, el premio sólo se cobra con la presentación del cadáver.

8. Me pregunto cómo se cobra esa recompensa, si los soldados se reparten la cochina a partes iguales o si a los comandantes les toca más que a los soldados.

9. El cadáver de Raúl Reyes fue exhibido mediáticamente, imagen que recordó a la del Che Guevara asesinado. Esto está prohibido por convenios internacionales, pero no se pudieron resistir al mensaje mediático: vean lo que les va a pasar a los que se resistan.

10. No solamente entraron para rescatar los cadáveres que tenían valor monetario, rescataron unos portátiles que se salvaron de los misiles que (según ellos) les enviaron desde territorio colombiano.

11. Encontraron y se llevaron el portátil que (según ellos) era de Raúl Reyes. Quizás lo identificaron porque encontraron su cadáver abrazado a la computadora, quizás lo supieron porque tenía de fondo de pantalla la foto de la mujer de Reyes, que también fue ajusticiada en la operación.

12. En ese portátil "casualmente" encontraron un documento en que se involucra a Rafael Correa con las FARC, o sea, son amiguitos, o como decimos popularmente, son panitas. Panitas, panitas, igual que Chávez, y seguramente en un futuro cercano se descubrirán evidencias de que Evo Morales, Daniel Ortega, Cristina Fernández y Raúl Castro son panas de las FARC. Si Bachelet, Lula y Tavaré se resbalan, también serán declarados panitas de las FARC.

13. Las autoridades colombianas no reconocen a las FARC como fuerza beligerante, sino como terroristas, o sea, son delincuentes comunes. Sin embargo, no van a hacerlos presos sino que los bombardean con armamento militar.

14. El ministro de la defensa colombiano dice que son delincuentes comunes pero se refiere a ellos como los "enemigos", ¿en qué quedamos? ¿son "enemigos" de una fuerza militar o son "terroristas"?

15. Colombia está fuertemente peleada con tres de sus países limítrofes, pero según el "internacionalista" Julio César Pineda, del medio de derecha Globovisión, la política exterior de Colombia es "impecable". Entrar a bombardear en otro país es "impecable".

16. Según la prensa de la derecha, el envío de tropas a la frontera por parte de Venezuela no es para protegerse como país, sino para proteger a las FARC, aparentemente a Marulanda específicamente.

17. Imagino que podemos enviar tropas a cualquier zona del país, siempre que no invadan algún país vecino. Las tropas están para eso, para la defensa, pero a la derecha quizás le preocupa que Uribe no pueda hacer sus desmanes a sus anchas.

Como siempre, tendremos que dejar pasar un tiempo para que la oposición se de cuenta de que están haciendo el ridículo, apoyando al Rey de España, a la Exxon-Mobil, a Uribe y a todo lo que les parezca antichavista. Tardaron años en reconocer que el golpe y el paro petrolero no fueron buenas ideas. Necesitan tiempo.

jueves, 7 de febrero de 2008

Globovisión en web


Medios como Globovisión han llegado a niveles tales que se confunden con sus propias caricaturas. En el momento en que escribo este articulo, entro en la página web de Globovisión y saco las siguientes estadísticas: en "Titulares" hay tres artículos que se refieren a EEUU, uno a Colombia y uno es de Venezuela (sucesos: una invasión), en la sección de noticias "Nacionales" hay dos artículos sobre Colombia, dos sobre los EEUU y dos sobre Venezuela, en "Internacionales" hay uno de Perú, uno de Colombia y cuatro de los EEUU, en "Economía" hay dos de Venezuela, tres de los EEUU y uno de Cuba (señalando que están en crisis), en "Deportes" hay uno de Venezuela, uno de España, uno de Brasil y tres de los EEUU y en "Entretenimiento" TODOS son de los EEUU. En la sección de "Salud" sólo uno es de los EEUU pero no hay ninguno de Venezuela, ni siquiera relacionado con el dengue.

Este (des)balance de noticias para un medio de difusión venezolano es realmente patético. Más de la mitad de los titulares son noticias de los EEUU, y sólo una pequeña fracción son de Venezuela, y como todos ya saben, son malas noticias, exageradas y con frecuencia, especulativas o descaradamente falsas. Es por esto que globovisión.com ya es su propia caricatura y la indignación al leerlo poco a poco se está convirtiendo en asombro y risa . Los invito a ver una página web inspirada por esta situación auto-caricaturesca y patética, la página es http://www.globoterror.com que tiene como eslógan "La verdad sea bicha" (sic).

Quizás debemos hacer más trabajo de formación en lectura de medios, y dejar al aire el canal más ridículo del espectro radioeléctrico venezolano, Globovisión, junto con su página web asociada, igualmente ridícula y patética, globovisión.com. Deberíamos dejarlos para poder usarlos como ejemplo de lo que es un pésimo periodismo, de lo que es un medio que no se interesa en informar sino en crear matrices de opinión, y de paso, podríamos hacer algo que es sumamente sencillo: parodiarlos, evidenciar sus niveles de ridiculez y mostrar lo que es el extremismo ideológico de derecha.

viernes, 7 de diciembre de 2007

Elementos del rechazo a la reforma constitucional



No es tan fácil intentar una clasificación de los posibles factores que influyeron en el rechazo a la reforma constitucional. Muchos de estos factores han sido mencionados repetidamente en los medios, como los factores “determinantes” de la falta de movilización chavista. No parece que hubiera un factor determinante sino una buena cantidad de factores, que obraron en combinación para producir finalmente el resultado electoral del 2-D.

Casi todos los análisis preliminares de los resultados se concentran en una pregunta básica ¿qué ocasionó la desmovilización chavista? Esta pregunta es válida a pesar de que hay algunas cosas que deben considerarse. En primer lugar, no podemos asegurar que todos los votos del “No” fueron los mismos votos de Rosales en el 2006, ya que hubo un número probablemente significativo de votantes que respondieron a la consigna “Chávez Sí, Reforma No”, aparte de los tránsfugas de Podemos y quienes se dejaron convencer por voces como la de Baduel. Es decir, también hubo abstención del lado opositor, sumado a un trasvase de votos desde el chavismo. Tampoco podemos asegurar que todos los que no salieron a votar, de los 7.300.000 que votaron por Chávez en el 2006 hubieran votado por el Sí. Es probable que mucha gente no fuera a votar para no votar por el “No”, haciendo un mal menor al chavismo, la opción que habían tomado hace un año.

La perspectiva más inquietante no es la que alude a la pérdida de 3.000.000 de votos, sino la que considera que se produjo un deslave de 27% de diferencia a favor de las fuerzas del chavismo a un 1,3% de diferencia a favor de las fuerzas de oposición. Hay que admitir que un derrumbe de 28% en un año tiene que obedecer a fuerzas nada despreciables. A pesar de esto, casi 3.000.000 de votos de diferencia con respecto a las elecciones de 2006 da para pensar que sí hubo una importante desmovilización chavista que se hubiera decidido por el “Si” de haber ido a votar. Algunos elementos que pudieron haber influido en la desmovilización, en diferentes medidas, se describen a continuación:

Saturación

Los venezolanos hemos vivido en un año un conjunto de cambios que han tenido un alto perfil mediático, al punto de que existe la sensación de que ha pasado mucho más de un año desde que el Presidente Chávez asumió su actual mandato. Cada uno de esos cambios acumula incertidumbre en cualquier persona que no tenga una formación ideológica sólida, una base conceptual que le permita digerir bien las razones envueltas en las decisiones tomadas. La incertidumbre causa inquietud en la población, que en este tipo de situaciones es más susceptible a campañas mediáticas organizadas. Algunos de estos cambios de cierta magnitud fueron:

1. No renovación de la concesión a RCTV, que la oposición aprovechó para sugerir que era un “cierre”, un atentado contra la libertad de expresión y que habría una escalada de cierres de medios de comunicación, creando esa inquietud en buena parte de la población, incluso población con preferencia chavista.

2. Nacionalización de compañías Eléctricas y de Telecomunicaciones, como la Electricidad de Caracas y CANTV, que la oposición aprovechó para sembrar la idea de que era el comienzo de una escalada de nacionalizaciones, uno de los antecedentes de los temores con respecto a la propiedad privada.

3. Creación del PSUV, que implicaba la disolución de organizaciones creadas hace mucho tiempo, que estaban consolidadas y que han apoyado al chavismo. Esto trajo un determinado nivel de disconformidad entre muchos de los militantes de esos partidos, que recibieron una presión inesperada, además de la amenaza de desaparecer como actores políticos. Adicionalmente, la oposición aprovechó para sugerir que nos estamos dirigiendo hacia un sistema de partido único, creando otra vez, sin fundamento sólido, intranquilidad en los ciudadanos.

4. Ley Habilitante, que la oposición aprovechó para decir que el presidente estaba asumiendo roles que no le corresponden, en alusión a una centralización del poder, que después se vio refrendada en el texto de la reforma.

5. La misma reforma constitucional propuesta por Chavez, que la oposición aprovechó para hacer cuestionamientos, con o sin base, en contra de la reelección indefinida, la concentración de poder, la amenaza a la propiedad privada y la suspensión de garantías en los estados de excepción, entre otros.

6. El agregado de más reformas que las que propuso el mismo Chávez, por parte de la Asamblea Nacional, añadió la crítica de que había demasiados cambios, que deberíamos tener tiempo para digerirlos, que al ser muchos cambios se debería hacer una Asamblea Constituyente y otras consideraciones.

7. Las constantes informaciones sobre golpe suave, planes desestabilizadores de la CIA, planes golpistas, etc., aún en el supuesto de que tuvieran cierta base, obran a la larga en producir un cansancio en el ciudadano común y corriente, incluso en el votante chavista. No faltó quien votara por el “No” como una opción para tomarse un descanso de estas amenazas.

Todos estos cambios y planteamientos, entre otros, difíciles de digerir en corto tiempo por una población que probablemente aún no está bien preparada para un cambio hacia el socialismo, hicieron que la reforma constitucional sea un bocado difícil de tragar. Incluso la masa de votantes chavistas llegó a un nivel de saturación, es decir, no fueron capaces de digerir todos esos cambios sin sentir un agotamiento notorio. No se había terminado una discusión y ya estaba planteada una nueva. Pareciera que la población está saturada de propuestas de cambios, que siempre vienen acompañadas de sus inevitables diatribas. Un político de profesión está mucho más acostumbrado a la diatriba perenne que un ciudadano común y corriente.

Contexto económico-social

En diciembre de 2006 había una situación económica ideal para estimular la votación a favor de Chávez. El crecimiento económico ya se hacía notar, y aún continúa, lo que ha hecho que hayan disminuido los índices de pobreza en Venezuela. Sin embargo, se desarrollaron durante el 2007 una serie de situaciones que juegan en contra de la calidad de vida de los venezolanos. En buena medida se deben al enorme esfuerzo social que en su conjunto implican los cambios que se han llevado a cabo. Estos cambios hacen que gran parte del esfuerzo gerencial del gobierno se desvíe hacia las coyunturas derivadas de los cambios. Entre otros elementos de deterioro sufridos en el 2007 se pueden citar:

1. Repunte de la inflación finalizando el año. En el mes de Noviembre se situó en 4,4% sólo para el mes, lo que proyectado en un año sería 52,8%, si no se controla. Este año parece que se va a ubicar bien por arriba del 20%. La principal razón de este aumento es el incremento del gasto público, debido en buena medida a reivindicaciones salariales recientes, además de que todavía estamos sufriendo el coletazo del incremento del gasto público previo a la campaña del 2006. Una razón más coyuntural, que pudo haber causado un impacto inmediato en el aumento de precios en noviembre fue la puesta en vigor del Impuesto a las Transacciones Financieras, que hizo que muchos productores y comerciantes trasladaran esos costos al consumidor.

2. Deterioro de servicios sociales que habían alcanzado un determinado nivel (Barrio Adentro, Mercal). Quizás estos servicios están en la etapa que por lo general se nos hace más difícil: la etapa de consolidación, es decir, de funcionamiento a velocidad crucero. No es una característica exclusiva del actual gobierno, siempre hemos sido víctimas de grandes inauguraciones y pobres seguimientos de casi cualquier tipo de proyecto o servicio. Debemos hacer un esfuerzo mayor en consolidar los cambios para que no se reviertan o deterioren.

3. Escasez de productos en las semanas previas a la votación, como la leche, el azúcar y el papel higiénico. No es una escasez generalizada de alimentos, ya que en supermercados y otros comercios siempre se ve una gran cantidad de productos. Más bien está focalizada en productos específicos, que pueden generar descontento en la población. Una de las principales razones de esta incapacidad de surtir el mercado es la ineficiencia de Cadivi, que se ha agravado en los últimos 6 meses. Hay otros factores, como el aumento de la demanda en función de que la población ha aumentado su poder adquisitivo. Otro elemento, que puede deducirse de varias denuncias, es un fenómeno de acaparamiento, asociado también a la baja capacidad del estado para responder a estas situaciones. Aparentemente hay dos razones principales del acaparamiento, la primera es que estamos en un escenario inflacionario que produce la retención de productos para venderlos posteriormente más caros y en segundo lugar existe el acaparamiento intencional, para producir un descontento pre-electoral que desfavorezca la opción del “Si”. Otros factores vinculados con la escasez, en particular la de leche y azúcar, cuyos precios están regulados, están relacionados con el hecho de que los productores prefieren vender estos alimentos a la industria para producción de derivados, como quesos, refrescos, etc., por compromisos adquiridos y porque el margen de ganancia es mayor.

4. Alto nivel de inseguridad personal. Incluso se puede hablar de un repunte de robos y atracos, debido quizás a que la gente en general lleva más dinero consigo. Proyectos importantes como el que surgió de la Conarepol no fueron atendidos suficientemente, por razones más de la pequeña y mezquina política que por razones técnicas. El incremento de la inseguridad personal normalmente se traduce en que el voto castigo (en este caso "abstención castigo", aparentemente) juegue un rol muy importante en las elecciones.

5. Deterioro de servicios públicos de atención al ciudadano, manifiestada en muchos aspectos, como por ejemplo la dificultad casi permanente de acceder a las páginas web de los servicios en línea, la irregularidad, mala información y frecuentes cambios a última hora en diversos operativos, como los de cedulación o megamercales, hace que se perciba un deterioro generalizado de la gestión pública. En algunos lugares se observó un deterioro de las condiciones del entorno urbano justo en las últimas semanas antes de la votación, por ejemplo, el tema de la irregularidad en la recolección de la basura, principalmente en Caracas, lo que ha levantado sospechas en relación con los prestadores del servicio o con los contratantes del servicio. La explicación también puede estar relacionada con el hecho de que el estado hace enormes esfuerzos para implementar cambios continuamente, descuidando los cambios previamente realizados.

6. Deterioro aparente de la respuesta gubernamental, en asuntos específicos como atención de emergencias, pagos puntuales de pensiones y becas, pagos puntuales de contratos con terceros, etc. Durante los últimos meses, curiosamente, se vieron en los medios muchas denuncias en estos aspectos. También en estos casos opera con frecuencia el voto castigo.

7. Percepción de que hay altos niveles de corrupción, apuntalada en denuncias que han aparecido en los medios de comunicación y en discursos que circulan más de boca en boca, como que tal funcionario se mudó a una casa excesivamente cara o que ahora tienen vehículos de lujo. El descontento por los niveles de corrupción suele tener como caja de resonancia la realidad cotidiana de carencia de recursos y de respuesta gubernamental a tiempo de los problemas que tiene la sociedad, sean estructurales o por emergencias.

Objeciones internas a la Reforma

El chavismo es una masa ideológicamente heterogénea, que el PSUV no ha logrado, ni parece que logrará unificar. De hecho, algunos seguidores del chavismo piensan que es indeseable que se unifique. Muchas personas que apoyan el proceso de cambios tienen alguna objeción a la reforma, aún cuando votaron Si-Si. Algunas de las principales objeciones que provinieron de diferentes sectores del chavismo fueron las siguientes:

1. El artículo 337, que incluye la suspensión de más derechos constitucionales durante los estados de excepción que los que estaban planteados en la constitución del 99. Hay sectores del chavismo que consideran un logro de la constitución vigente que no haya suspensión de ciertas garantías básicas durante los estados de excepción.

2. La reelección indefinida del Presidente no es vista negativamente por el chavismo en general, en principio. Sin embargo, el hecho de que hubiera reelección indefinida para el Presidente pero no hubiera reelección en otras instancias, ocasionó un descontento entre algunos gobernadores y alcaldes, produciendo un rechazo pasivo a la reforma. El rechazo no se manifestó explícitamente, sino en una actitud de muy baja colaboración durante la campaña y durante el día de la votación, en la que no pudo activarse la ayuda a la “maquinaria” a nivel estatal ni municipal. Incluso muchos alcaldes y gobernadores del chavismo llamaron a votar “cada uno de acuerdo a su conciencia”, lo que en este contexto es un rechazo velado a la opción del “Si”.

3. Concentración del poder, en particular la referida a la nueva geometría del poder. En particular los sectores chavistas más liberales (digamos que más bien socialdemócratas o anarquistas) tenían fuertes objeciones a la forma como se expresaba en el texto el otorgamiento de potestades al Poder Nacional para decretar nuevas unidades territoriales, paralelas a las que ya tienen el Poder Estadal y Municipal. Otra forma de ver este aspecto de la reforma es que no había concentración de poder en la magnitud con que se criticaba, porque el Poder Ejecutivo central conserva prácticamente las mismas atribuciones, es decir, el mismo poder como conjunto, sólo que repartido entre un mayor número de funcionarios, incluyendo “vicepresidentes”. Pero en general había una impresión muy negativa de este aspecto de la reforma.

4. Había la impresión en ciertos sectores del chavismo de que los Consejos Comunales, siendo una buena idea en principio, no debían decretarse desde el poder, porque podían competir en condiciones desiguales con las organizaciones populares ya existentes, organizadas desde la base. Ese punto no estaba suficientemente claro en la reforma propuesta. Muchas comunidades ya organizadas ven a los Consejos Comunales como una iniciativa nueva, ajena a lo que han estado levantando con sus propias manos desde hace muchos años.

5. Verticalidad y urgencia de la propuesta. El hecho de que la propuesta fuera formulada desde la presidencia ameritaba una discusión más general, para que la comunidad chavista tuviera más tiempo de asumirla también como suya. Los tiempos fueron demasiado cortos, muchos chavistas tenían y aún tienen concepciones erradas sobre la reforma.

En este escenario floreció la tendencia “Chávez Sí, Reforma No”, que algunos sectores del chavismo llegaron a catalogar de antirrevolucionaria, pero que esa denominación no hizo que desapareciera. Fue un fenómeno real e influyente.

Campaña electoral

La gran masa de votantes chavistas conoció la reforma de un modo mediatizado, aún en los casos en que tuvo el texto en sus manos. El texto es largo, los artículos modificados en ocasiones pasan de unas pocas líneas a una o más páginas. El análisis de cada una de las implicaciones de la reforma con frecuencia había que hacerlo leyendo y relacionando varios artículos a la vez, ubicados en capítulos distantes entre sí. La reforma original propuesta por el presidente Chávez era relativamente sencilla de entender para formarse rápidamente una idea a favor o en contra, pero la Asamblea Nacional hizo de la reforma un texto mucho más complejo, además de que agregó elementos para los que había muy poco tiempo de discusión.

La estrategia opositora siempre estuvo dirigida a evitar la desmovilización de sus votantes, con campañas dirigidas a infundir miedo en la población, campañas relacionadas con la amenaza a la propiedad privada, a la pérdida de patria potestad de los padres, a la imposibilidad de votar en el futuro, amenaza a la libertad de cultos, entre otras cosas que claramente no formaban parte del texto de la reforma.

1. La Iglesia Católica intervino en la campaña a favor de la propuesta del “No”, asegurando que la propuesta era moralmente inaceptable, lo que en lenguaje católico plano es lo mismo que decir que es pecado aprobar la reforma.

2. El Consejo Evangélico de Venezuela también intervino, de un modos menos conspicuo mediáticamente, difundiendo una declaración en la que se ponen del lado de quienes argumentan que la reforma ha debido hacerse a través de una Asamblea Constituyente, en función de la entidad de los cambios propuestos.

3. La inclusión de un movimiento estudiantil opositor pudo haber tenido un determinado impacto en el voto joven, además de que ya no eran necesarias las caras de “los mismos” dirigentes opositores de siempre. Esa movida de la oposición tuvo un efecto nada despreciable en comparación con la mínima diferencia de votos.

4. La campaña de la oposición fue muy dura y directa, apelando a los temores atávicos por las opciones de izquierda: el peligro que supuestamente corre la propiedad privada, la supuesta posibilidad de no poder votar más nunca, pérdida de libertades individuales, etc. Se esforzaron en desligar la propuesta del “No” de la imagen de Chávez, para que se viera como una propuesta mala en sí misma, no porque la propusiera Chávez.

5. La organización patronal Fedecámaras por supuesto intervino en contra de la reforma. Su influencia es más bien indirecta, a través de los aportes financieros, directos o indirectos, a la campaña electoral, debido a que hoy en día esta organización no tiene casi ninguna influencia en las decisiones electorales de la población, y mucho menos de los simpatizantes chavistas.

6. Los medios de oposición le dieron mucha relevancia a quienes dejaron de ser parte de las filas chavistas, como el partido Podemos y el General Baduel. Estos actores políticos siempre hicieron referencia a una supuesta desviación de los objetivos originales de la revolución, resaltando que no se sabe bien en qué dirección van los cambios. Se prestaron para simbolizar la disidencia chavista y se mostraron conspicuamente en los medios de comunicación de la derecha.

7. Las acciones publicitarias directas de muchos sectores de la oposición también fueron en buena medida engañosas. Se han reportado algunas acciones como por ejemplo la repartición de volantes por parte de grupos identificados como chavistas (vestidos con franelas rojas) en los que había comunicados falsos relativos a la reforma. En esos comunicados había informaciones relacionadas con la expropiación de todo tipo de propiedades, incluyendo comercios y taxis. También ha habido denuncias de versiones falsas del texto mismo de la reforma.

Por su parte, la estrategia mediática por el Sí, siempre estuvo a la defensiva, dando respuestas a las difamaciones de la oposición. Tuvo las siguientes características.

1. Contraataque y desmentido de falsedades. La iniciativa siempre estuvo del lado de la oposición, que hizo una campaña focalizada en infundir miedo a la población poco preparada políticamente, con los manidos discursos en contra de la izquierda, como que perderían sus propiedades, el derecho al voto, entre otros.

2. Incremento de la polarización, en el sector del chavismo hubo una hipersensibilidad e incremento de expresiones de repudio a quienes se manifestaran opuestos a la reforma o a algún elemento de la reforma. El chavismo en general sintió más que otras veces la presión de los líderes para tomar una posición clara, quizás producto de lo reñido de la disputa electoral. El mismo presidente Chávez hizo un intento una vez más de acudir a estrategias de polarización, basadas en la amenaza imperialista y en tratar de apuntalar la conciencia de clases. Esta estrategia le ha dado muchos resultados al chavismo en el pasado, sin embargo, en un escenario de descontento de los votantes chavistas por razones ajenas a las electorales, sólo tiene el efecto de fortalecer a la oposición.

3. Confianza en el triunfo del "Si". A pesar de que hubo continuos llamados a votar por parte del bloque del "Si", estos llamados aparentemente estaban dirigidos a incrementar la (supuesta) diferencia a favor del "Si". El principal indicio de que había confianza en el triunfo del "Si" es el hecho de que Chávez salió en una gira internacional de una semana prácticamente en las postrimerías de la campaña electoral. De haber tenido dudas de la victoria, probablemente se hubiese quedado para dirigir personalmente lo que quedaba de campaña. Se presume que de haber supuesto que había la posibilidad de perder, el esfuerzo final de campaña se hubiera redoblado.

4. Chávez intentó en la última fase de la campaña asociar la reforma con su imagen: “el que vota por el “Sí” está votando por mí, el que vota por el “No” está votando contra mí”. Quizás este elemento jugó un papel de evitar un deslave de votos mayor que el observado.

Elecciones propiamente dichas

Hay elementos relacionados con la estrategia electoral que tuvieron resultados nada despreciables.

1. Sabemos que a los procesos de votación que no son presidenciales acuden siempre un porcentaje notoriamente inferior de los votantes, pero se supone que la desmovilización corresponde a todas las partes. En este caso se vio una desmovilización aparentemente mayor en las filas del chavismo, mientras que la oposición mantuvo a su gente motivada para ir a votar. La “maquinaria” chavista aparentemente sólo influyó en horas de la mañana.

2. La misma estrategia el día de la votación también tuvo un efecto importante, dada la mínima diferencia en los votos. Aparentemente la oposición salió a votar por la tarde, probablemente como parte de una estrategia preconcebida. Esto ocurrió después de tener resultados de “exit polls” por la mañana, que daban un margen de unos 6 puntos a la opción del Si. Cuando el bloque del “Si” reaccionó ante el cambio de tendencia hacia el “No”, ya era tarde para reactivar la “maquinaria”, es decir, para recorrer las zonas populosas a buscar votantes de última hora.

El día de las votaciones hubo confianza durante todo el día por parte del bloque del “Si” en la victoria electoral, tendencia que se revirtió ya entrada la noche.

Algunas conclusiones

Como recomendaciones para recuperar la confianza de los votantes del chavismo, podríamos hablar de las siguientes recomendaciones:

1. Hacer un estudio o varios estudios bien serios, basados en instrumentos científicos, como por ejemplo en encuestas, sobre las causas del descontento chavista. No saber las verdaderas causas, más allá de una enumeración como la expresada en este texto, es estar imposibilitado para aplicar soluciones. Sin embargo, no está de más ejecutar otras acciones, que en cualquier caso contribuirán, si no a sumar votos, al menos a aumentar el nivel de vida y el nivel de conciencia de los venezolanos, así como el nivel democrático de la nación.

2. Nunca descuidar la gestión gubernamental. Mejorar la gestión, la atención al ciudadano, los pagos puntuales de deudas. Estos elementos forman el contexto general de cualquier acto de votación. El voto castigo es real y en ocasiones es incluso necesario.

3. Preparar el terreno en términos de abastecimiento de alimentos. Es cierto que debe haber un abastecimiento continuo, pero ante la posibilidad de que haya planes orquestados de producir desabastecimiento antes de un acto de votación, las votaciones deben ir blindadas en este sentido.

4. PSUV: hasta ahora ha tenido un efecto electoral negativo. El efecto positivo que se busca con la creación de un partido como el PSUV sólo se verá a largo plazo, en su primer año de creación era natural que hubiera incertidumbre y dudas sobre el mismo. Cuando comience a demostrarse que es un partido diferente a los tradicionales, cuando ya no sea sólo un tribunal disciplinario y sus líderes sean elegidos desde la base, comenzará a tener un efecto electoral positivo.

5. Definir el socialismo que plantea la reforma con más precisión y de manera que pueda llegar a universo electoral chavista y no chavista. Terminar con la incertidumbres relativa a ciertos conceptos que son parte del debate hacia el socialismo, por ejemplo, la propiedad privada. La Asamblea Nacional reescribió un artículo que lucía ambiguo en primera instancia. Una definición más precisa del sistema económico-social que se desea para los próximos años es urgente, una fase que no puede ir a un socialismo muy radical considerando las conformación ideológica actual de la población venezolana. Todos sabemos que si apretamos mucho una tuerca, corremos el riesgo de aislar la rosca y, en consecuencia, la tuerca pierde la capacidad de apretar. No debemos pensar en estos momentos en una siguiente fase hacia el socialismo, fase que no podremos definir ahora, sino que dependerá de cómo evolucionan las condiciones para seguir avanzando.

6. Hacer campañas permanentes de información en contra de la satanización del socialismo, y no sólo en períodos de elecciones. Las campañas en períodos de elecciones deben ser de impacto inmediato, no son campañas concientizadoras.

7. Definir los cambios, especialmente los constitucionales, con una base mayor del chavismo, no de una forma vertical. Una inclusión en la negociación de gobernadores y alcaldes chavistas hubiera probablemente conducido a la definición de la reelección indefinida universal, pero hubiera tenido el apoyo para aprobar la propuesta.

8. Es urgente iniciar una cruzada contra la corrupción. No es solamente un tema de hacer más denuncias, es un tema de incrementar la transparencia, de que las cuentas de todo el aparato del estado sean públicas, accesibles libremente para poder hacer contraloría social o colectiva. Es un tema relacionado con garantizar condiciones y tiempos de cumplimiento en todos los trámites con el estado, para que no haya espacio a la solicitud de comisiones. Desde los sencillos trámites relacionados con obtener un pasaporte hasta los que involucran cantidades enormes de dinero, como obtener dólares para importaciones.

9. Es también de suma urgencia abordar el tema de la inseguridad personal, que afecta aún más a las clases más necesitadas de nuestra sociedad. El voto castigo tienen fuerza con cualquier descontento relacionado con la gestión gubernamental, pero cobra una enorme fuerza cuando alguien es afectado por alguna acción que atente en contra de la seguridad personal, de la famila o de los bienes.

10. Hacer replanteamientos internos, dar más espacio a la autocrítica. Los adversarios electorales son los otros, no quienes militan con la idea del proceso de cambios.

martes, 25 de septiembre de 2007

Sugerencias para retornar a la cuarta


Hay caras amarradas de nuevo en la oposición, por esto de la reforma constitucional. Cada vez que la quinta república da un paso alejándose de la cuarta, la oposición se la-menta amargamente, en especial esa oposición recalcitrante que recibe muchos centímetros de prensa y que escasamente representa a una mínima fracción de los ciudadanos que no apoyan el proceso de cambios. Con frecuencia imagino a estos opositores llegando a sus casas por la noche y tomándose un whisky abatidos, pensando en el trabajo que les traerá echar para atrás tanto cambio. Esto es, naturalmente, en el supuesto de que alguna vez obtengan suficientes votos como para llegar al poder, supuesto que no se visualiza en un futuro cercano. La mayoría de los cambios se pueden deshacer con un trabajo no muy arduo, lo que explica que haya tanta vehemencia en grandes sectores de la población defendiendo el proceso.

¿Cómo se podrá des-alfabetizar al millón y medio de compatriotas que han aprendido a leer? No es fácil hacerlo en corto plazo, pero en el largo plazo no es complicado volver a los porcentajes de analfabetismo que teníamos en la cuarta. El truco es cercenar las oportunidades de estudio de los niños que hoy día son menores de cuatro años y a la vuelta de unos 20 años tendremos una buena cantidad de analfabetos. La tasa de analfabetismo podría llevarse a los niveles con los que la derecha se siente confortable, o al menos no se siente demasiado mal.

¿Cómo se podría hacer para quitarle la comida a los niños en las escuelas bolivarianas? Habría que recurrir a consabidas artimañas, actos de magia de los que ya sabemos el truco. Por ejemplo, pueden sustituir las comidas por un bono que recibirán los padres, con el pretexto de que debemos dejar a los padres decidir qué deben comer sus hijos. Así, se mantiene al principio la apariencia de que todo queda igual y luego se podrá desvanecer el bono pagándolo cada vez con más retraso y con devaluaciones consecutivas.

A partir del próximo primero de enero habrá otra tarea, una vez que el bolívar pierda tres ceros: ponerle otra vez los tres ceros al bolívar. Cambiar del bolívar fuerte a un bolívar débil, el sueño de todos nuestros tercermundistas neoliberales, es sencillo. Se puede eliminar el Fonden y ajustar el presupuesto a los ingentes ingresos petroleros, como en la época del Loco-Ven (Carlos Andrés Pérez, para los más jóvenes). Luego esperamos una caída del precio del petróleo. Al no tener la holgura que da el Fonden, ni haber estimado conservadoramente el precio del barril, no quedará más remedio que devaluar el bolívar para poder cubrir el presupuesto, complementando la jugada con un préstamo solicitado al FMI.

¿Cómo haría un (hipotético) gobierno de oposición que sucediera a Chávez, para volver a 36 dólares de sueldo mínimo mensual? La clave, una vez más, está en devaluar, como claman muchos economistas ortodoxos hoy día. Como se ve, devaluar es la panacea económica cuartorrepublicana, por supuesto, previo aviso a los amiguetes para que saquen su dinero antes de la devaluación.

Volver a una tasa de interés del 100% no será muy difícil, sólo hay que desempolvar el paquete de ajustes del Fondo Monetario Internacional y aplicarlo a mansalva. Se puede complementar con la legalización, otra vez, de los llamados créditos mexicanos, para así terminar de ahorcar a los sobrevivientes de las tasas al 100%, y expropiarles, perdón, embargarles sus bienes para que pasen a propiedad de quienes realmente no los necesitan, salvo para engordar groseramente sus cuentas.

El truco para llevar las reservas internacionales a niveles ridículos, aún con altos precios del petróleo, es el siguiente doblete: se desmonta el control de cambios y el Banco Central (que deberá volver a ser autónomo, léase, ponerlo en manos de unos cómplices para que no se diga que todo es obra del gobierno) tiene que pichar todos los dólares que pueda, para poner la divisa relativamente barata y accesible. Así, se podría fomentar una desbandada de capitales a precios asequibles para los sectores pudientes de la sociedad. Cuando la cosa se ponga color de hormiga, frenar la hemorragia, devaluar y esperar a que se llenen otra vez las arcas del Banco Central, para repetir la jugada al cabo de unos pocos años.

Dejar que las trasnacionales petroleras obtengan la mayor parte de la tajada no parece ser materia difícil. Basta con modificar un par de leyes en sentido inverso a como hizo este gobierno para recuperar la soberanía petrolera. Así, las gigantescas corporaciones se sentirían a gusto otra vez extrayendo nuestro crudo. Y qué decir del gobierno estadounidense, que estaría flotando de alegría, declarando otra vez que somos un ejemplo de democracia para el mundo y que estamos prestando toda la colaboración en el combate al tráfico de drogas. La regalía por concepto de extracción petrolera deberá bajarse de 16% y ponerse en 1% otra vez, y además sería procedente bajarle el impuesto sobre la renta a las pobres corporaciones trasnacionales. Para compensar esta baja en la recaudación, se deberá subir el IVA a todos los productos que compremos los venezolanos.

Con la reforma constitucional las cosas se le pueden poner un poco más difíciles a la oposición, esto los tiene por la calle de la amargura. Entre sus elucubraciones seguramente rondará la pregunta ¿cómo se podrán desmontar los consejos comunales, o las misiones sin recibir una respuesta de los ciudadanos? No dudo de que en estos momentos de abatimiento estén pensando que la violencia sería inevitable. Sin embargo, la violencia tiene un límite de efectividad, por ejemplo, ¿se podrá controlar con violencia un movimiento masivo de sustancia reivindicativa como el que tenemos hoy día? El problema es que no importa si realmente existe o no la reivindicación (aunque en mi opinión existe en buena medida y debe profundizarse) el problema es que la mayoría de la población percibe que sí existe y por eso sigue estando del lado del proceso de cambios. Ya no será cuestión de suicidar a un presidente, desaparecer a 15.000 revoltosos o sospechosos de tales y exiliar a una cantidad aún mayor de compatriotas, como hizo el patriarca de la derecha radical latinoamericana, el general Pinochet.

Sin embargo, para ser justos, hay que decir que no todo habría que deshacerlo. Todavía, afortunadamente para la oposición, quedan cosas que siguen más o menos igual. Cosas de las que la oposición no tendrá que preocuparse, porque no hay un camino que desandar. Por ejemplo, los índices de criminalidad son similares, incluso peores, la corrupción no parece haber disminuido y los niveles de impunidad siguen estando igual a los que la oposición dejó en 1998. Sería interesante ver que el gobierno, una vez termine el tema de la reforma constitucional, trate de hacer cambios sustanciales en estos aspectos, para ponerles difícil de verdad a la oposición una hipotética restauración de la cuarta república.

jueves, 13 de septiembre de 2007

¿Manipulado yo?


Es natural que todos nos pongamos como referencia de la normalidad, los raros son los demás. Uno de los peligros de considerarse una persona de cierto nivel intelectual es que se puede llegar al extremo de pensar que lo que no logramos entender, debe estar mal. Además, cualquier cosa que ponga en entredicho nuestra capacidad de discernir, como la manipulación, es un mal que le ocurre a los demás, pobrecitos. Nadie admite ser manipulado, los manipulados son los otros, los que están en la acera de enfrente.

En particular, una de las ideas que siempre rezuma de las posturas de la derecha "intelectual" es que ellos tienen el monopolio de la inteligencia, los demás son brutos e incultos. Piensan que la inteligencia es un atributo de clan, es decir, personal y de los que piensan igual. Emiten frasecitas cursis por doquier: "La verdad no entiendo cómo una persona como fulanito pueda pensar de esa manera, parecía tan inteligente". Tildan de resentidos a los que piensan diferente, pero a ver quién es hoy día más resentido que un conservador desplazado del poder. Ven la basurita en el ojo ajeno pero no ven la tremenda cabilla en ojo propio.

Daría risa si no fuera trágico.

Ahí están algunos representantes de la oposición, que se consideran gente preclara, aún después de haber batido todos los records mundiales de fracasos en seguidilla. Ahí están los militantes de la misma oposición, que repiten como loros lo que dicen esperpentos como Ledezma, Rosales y Cabeza´e Motor. Eso sí, los dominados ideológicamente son los otros.

La repetición de los esperpénticos planteamientos (que no llegan ni a ideas) suele ser acrítica: "no hay libertad de expresión", gritan todos a los cuatro vientos sin darse cuenta de que la están ejerciendo. "Estamos sumidos en la peor crisis económica", aseguran mientras tienen en sus narices la enorme y creciente actividad económica del país. Los valores del libre mercado y la competencia son correctos para los niñitos en la escuela, pero los valores de la solidaridad son terribles manipulaciones comunistas para las mentecitas de los niños.

Globovisión les da el tono y todos comienzan a cantar la misma melodía, pero sucede que los uniformados son los otros. Esta semana toca hablar de que el gobierno les va a quitar la patria potestad a todos los padres, y ahí van todos nuestros cultísimos borregos a hablar del tema. La otra semana, que van a manipular ideológicamente a los niñitos en la escuela, y ahí van todos nuestros librepensadores al unísono, a rayar el disco durante una semana. Luego, que van a abolir la propiedad privada, y salen todos los inteligentes a ejecutar su coreografía de vestiduras desgarradas, hasta que el tema se agota. ¿Que hay que hablar de un maletín lleno de dólares?: eso es dándole. A todo se le puede dar un matiz intelectualoso. Este caso fue genial, porque las pataletas que daban los opositores por tener que suspender el tema (debido al anuncio de la reforma constitucional) cuando aún quedaba material para regodearse, eran de coger palco. Hasta se llegó a decir que Chávez inventó lo de la reforma para que no se siguiera hablando del maletín.

La pauta es absolutamente periódica, pero no, ahí no hay ni una gota de manipulación, ni de conducción pastoril. ¿Cómo puede haber pastoreo de mentes superiores?. Los manipulados son los otros, los que sucumben ante los encantamientos del jefe. No sólo son manipulados quienes apoyan cualquier cosa que ellos no aprueben; en sus análisis de pacotilla, los otros también están aterrorizados, casi inmovilizados porque no pueden expresar sus verdaderas opiniones. Porque si fueran inteligentes, tendrían que llevarle la contraria a su líder.

Daría risa si no fuera trágico. Más les resultaría emplear sus neuronas en construir y proponer una alternativa viable para el país, que en dedicarlas a denigrar sistemáticamente de quienes no coinciden con ellos en el plano ideológico.

domingo, 27 de mayo de 2007

Contradicciones mediáticas


La farándula prácticamente ha pasado al frente del liderazgo de la oposición. Ya sabíamos que los líderes políticos de la oposición habían delegado la dirección del movimiento opositor en los medios de comunicación. Ahora, los dueños de los medios han delegado a su vez esta función en actores, actrices, libretistas, presentadores, bichas, bichos y demás especímenes de nuestra desprestigiada farándula. Han acudido desesperados a los actores y actrices de la Radio Rochela, para que intercedan por ellos. Ahora aparecen los cómicos de este programa por televisión y prensa, dando sesudas declaraciones sobre la importancia de la libertad de expresión, cuando en realidad sólo defienden los intereses de un grupo económico. Por fin, después de muchos años, me hicieron reir de nuevo.

La farándula opositora alega que el cese de la concesión a RCTV, que seguirá operando normalmente por cable, es una medida que va en contra del sentir de la mayoría del pueblo venezolano. Eso quiere decir que la medida no es populista, contradiciendo todo el montaje que han estado intentando hacer sobre el dañino populismo que (supuestamente) trata de implantar este gobierno. Traten de explicar, preferiblemente sin enredarse, eso del populismo del gobierno.

Los mismos voceros expresan que se producirá un silencio mediático a muchos representantes de la oposición, inclusive autocensura, lo que conducirá a una dictadura. Al mismo tiempo hacen silencio sobre el que le impusieron a Luis Herrera en RCTV, o el que le infligieron a la nación entera los días del golpe de estado. O sea, ¿hay dos tipos de silencio? Expliquen.

En los años 80 y 90, los medios (incluyendo, o tal vez debería decir, especialmente, RCTV) despotricaban sin piedad de la institucionalidad y de los partidos políticos, quizás ante la esperanza de que sólo la derecha liberal/empresarial tenía fuerzas y organización para asumir el control del país una vez debilitado el estado puntofijista. Tenían todo listo para asumir el poder y, como dicen en la hípica, la izquierda pasó y ganó en la raya. Ahora ellos claman por instituciones y por partidos políticos fuertes. ¿Podrían ilustrarnos por qué en un caso hay que abogar por la institucionalidad y en otro no?

Se alega que la oposición se está quedando sin espacios para expresar sus opiniones, produciendo un desbalance. Al mismo tiempo, una enorme cantidad de medios de comunicación internacionales, con los que tienen alianzas empresariales, han esparcido su versión de los hechos por el mundo, sin reproducir la versión opuesta, en este caso la versión del estado, que ha tenido un veto bastante generalizado. ¿Podrían ilustrar este punto? ¿Se debe defender el balance sólo en determinadas circunstancias?

Un canal de TV nacional, como Globovisión, ha renunciado prácticamente a transmitir noticias importantes para dar espacio casi las 24 horas a los puntos de vista de RCTV. En los medios impresos han dedicado mucho más espacio que el usual a expresar sus puntos de vista, harto conocidos por todos los venezolanos. Podrán seguir haciéndolo, si desean. Pregunta: ¿se trata simplemente de poder expresar puntos de vista, cosa que no se ha impedido ni hay indicios de que se impedirá, o se trata de mantener una televisora propia? Si se trata de la segunda opción, pues bien, mucha gente quisiera tener su televisora propia, y lo han manifestado.

A decir verdad, en todo esto nuestro gobierno también tendría que explicarnos algunas cosas. Si se trata de sacar del espectro radioeléctrico abierto la televisión chatarra, ¿por qué le renovaron la concesión a Venevisión? En mi opinión esta emisora tiene una programación peor que la de RCTV, aunque no sea tan sesgada. Sesgo no es lo mismo que calidad. Si no se trata de que ahora le van a solicitar con firmeza a Venevisión una mejora de su programación (eliminando telenovelas que siembran antivalores, piratas programas de concurso, programas de adivinación del provenir, etc.), el gobierno va a tener que dar muchas explicaciones en el futuro. Tenemos que mejorar la televisión integralmente. Ya Venevisión no tiene la competencia de RCTV, ahora podría incluir más documentales y programas formativos. De otro modo, el esfuerzo de TVes será inútil, lamentablemente en la Venezuela de hoy día una buena película de Bergman o de Spike Lee no puede competir con el nefasto programa de Don Francisco. Esperemos que con el tiempo esto no sea así.

El argumento de que en Venevisión están "arrepentidos" (eso habrá que verlo) y que ahora no tienen programación desestabilizadora es claramente insuficiente. El verdadero enemigo mediático de la nación es la televisión chatarra, la siembra de antivalores, la promoción del comportamiento consumista, el fomento de la banalidad y el endiosamiento de la farándula, entre otros vicios. El verdadero cambio en la televisión vendrá cuando, entre otras cosas, la programación sea de calidad formativa, cultural, concientizadora, solidaria. Si las televisoras del estado, o las de servicio público, llegaran al punto de tener que acudir a la farándula, como han hecho los canales privados, para defender puntos de vista sobre temas fundamentales, será extremadamente difícil dar una explicación satisfactoria.

miércoles, 11 de abril de 2007

Gracias por el Golpe


A cinco años del último golpe de estado consumado que ha sufrido Venezuela, es más fácil hacerse una idea de las implicaciones que ha tenido. Del mismo modo, será mucho más fácil verlo dentro de otros 5 años.

Como bien nos muestra el dibujo de Eneko, que espero no se disguste por haber utilizado su creación para ilustrar este artículo, el golpe fue en gran medida mediático, sustentado en la falsa realidad que producen los medios y sus artefactos, como la publicidad, los noticieros amañados, los supuestos programas de "opinión" y la manipuladora programación, entre otros.

Sin embargo, me intriga un imposible: saber qué habría pasado de no haber tenido el golpe del 11 de abril, consumado el 12 de abril con la mediática puesta en vigor del carmoníaco decreto. Tiendo a pensar que el proceso de cambios que hemos tenido en los últimos años no hubiera sido tan exitoso.

De todas las posibles combinaciones de eventos de aquel aciago abril de 2002, estoy convencido de que, haciendo la dolorosa abstracción de los fallecidos y lisiados, la mejor combinación de sucesos que le pudo haber ocurrido a Venezuela fue el golpe seguido del contragolpe. Si el golpe no hubiera tenido contragolpe, pienso que estaríamos sumidos en una atroz dictadura de derecha. Los movimientos populares que apoyan a Chávez de todos modos no se hubieran quedado de brazos cruzados y eso iba a desatar una feroz represión. El objetivo del golpe se hubiera convertido rápidamente en una desactivación brutal, pienso que mucho peor que la de los años 60, de todo lo que oliera a izquierda. Un efecto Irak, casi nada. Y con la calaña de quienes aparecieron por televisión festejando el golpe el día 12 en Miraflores, ni les cuento.

Más interesante es pensar qué habría pasado si no hubiéramos tenido el golpe, o el paro "cínico" nacional que, al no tener la convocatoria que esperaban, se convirtió en un paro petrolero. Pienso que de no haber tenido el golpe y el paro, no hubiéramos tenido misiones, ni control de cambios, ni gasto social masivo de PDVSA, entre muchas otras transformaciones que ha habido después de estos oscuros momentos.

Ya se sabe que la consecuencia inmediata del fracasado golpe fue una purga de militares oposicionistas de los puestos con capacidad de fuego en la Fuerza Armada. La consecuencia del fracasado paro fue una purga en la gerencia de PDVSA, es decir, en los puestos clave de toma de decisiones de la industria. Pero esas no fueron las únicas consecuencias, a pesar de que sentaron las bases del poder que ha permitido acelerar el proceso de cambios. Con el golpe y el paro, el gobierno entendió que a la oposición hay que jugarle duro. También entendió que el proceso de cambios no podía ser tan gradual.

A raíz de estos fracasados sucesos, regalos de la inepta dirigencia opositora, muchos ciudadanos de oposición se dieron cuenta del error en que estaban al apoyar a los fascinerosos. Esto lo demuestran los resultados electorales posteriores, en los que la relación de votantes parece ir aproximándose a la proporción dos tercios/un tercio a favor del chavismo, en las últimas elecciones la relación ya fue 63% vs 36%.

Las famosas misiones, como las de alfabetización, y la conocida como Mercal, tuvieron su origen en estos sucesos. Antes de estos episodios el gobierno se mostraba un poco timorato para aplicar medidas directas de cambio, pero al salir fortalecido de las acciones fracasadas de la oposición, tomó las riendas con más fuerza.

El control de cambios, justificado en el marco de la economía ortodoxa como un mecanismo de emergencia, y los eventos lo ameritaban, devino en un mecanismo de más largo plazo para el impulso al desarrollo. Evita la fuga de capitales, especialmente esa fuga de capitales concertada entre los agentes del poder económico, para ocasionar situaciones de falsa inestabilidad económica. El gobierno se dio cuenta, sobre la marcha, de que el control de cambios es un arma mucho más poderosa. El control de cambios también ayuda a combatir el sabotaje al pago de impuestos y otras obligaciones legales: sólo hay petrodólares de 2150 para quienes tengan una empresa con todas sus deudas al día. El SENIAT, por ejemplo, se fortaleció a partir de estos eventos y hoy día estamos muy cerca de tener un país moderno en este sentido.

El Fonden se creó y se fortaleció gracias a la disponibilidad de dólares que traía el control de cambios. Esto permitió hacer transformaciones importantes en la estructura del presupuesto nacional. Ahora el presupuesto de la nación se calcula sobre la base de un precio muy conservador del barril de petróleo. Esto evita tener que devaluar para pagar el presupuesto nacional en caso de un bajón en los precios del petróleo, como decía la ortodoxia económica cuartorrepublicana. Los grandes proyectos nacionales van por el Fonden, no por el presupuesto ordinario.

La nueva PDVSA ha ido cambiando las entreguistas condiciones contractuales que tenía la vieja. Todos los porcentajes impositivos que pagan las trasnacionales petroleras al fisco se han aumentado significativamente, sin que las trasnacionales hayan puesto demasiada resistencia. Unido al alza de los precios del petróleo, esto significa que el fisco recibe cantidades muchísimo mayores de ingresos, lo que se traduce en una mayor cantidad de planes sociales. Por ejemplo, el presupuesto nacional dedicado al área de salud ha aumentado del 2,7% del PIB en 1998 a cerca del 10% del PIB en estos momentos, como consecuencia del aumento en la recaudación del estado venezolano. Causa mucha risa que los opositores se fijen en las donaciones que el gobierno hace a sectores pobres de otros países pero no se fijen en los regalos que ellos hacían a las trasnacionales petroleras, regalos al menos tres órdenes de magnitud superiores.

Estos son sólo unos pocos ejemplos de todo lo que fue posible gracias al golpe y al paro fracasados. Después de estos eventos violentos que promovió la oposición, el proceso de cambios se aceleró y continúa acelerándose. Todavía falta mucho por hacer, y esperemos que los cambios sigan por los cauces que todos nos merecemos. Creo que, a pesar de ser uno de los episodios más amargos de nuestra historia reciente, podemos decirle a los opositores no democráticos (que también los hay democráticos): estuvo mal hecho, pero gracias por el golpe.